El mundo en que vivimos Part.4… y última

PETARDOS, PETAS, 15M, mi 15M, GARRAFÓN, BURKA Y CONCLUSIÓN

……PUUUUUUMMMM!!!!!!!!!!!!!!!

PETARDOS

No deja de ser paradójico que un chaval de 12 (ó 17) años pueda, impune y tranquilamente, explosionar un petardo cojonudo en la plaza en la que vivimos (como en cualquier otra), consiguiendo disfrutar de sus primitivos instintos a cambio de que las más de 150 viviendas que le rodean se sobresalten e incomoden al tiempo, y que eso esté permitido.

Hay quien estará durmiendo su profunda, maravillosa y bien merecida siesta; habrá quien habrá conseguido por fin que el bebé se duerma, habrá alguno que estará leyendo o estudiando, habrá los que, expectantes, esperen el desenlace de la peli de la tarde, algún anciano permanecerá tranquilo ojeando el periódico o siguiendo la telenovela que no se pierde por nada del mundo, algún otro trabajará incansable en su proyecto… y así pueden ser cientos perfectamente las personas que pierdan su momentico de felicidad, paz o concentración, con el sobresalto del maldito e inoportuno petardo.
Ni que decir tiene que otro resultado de la heroica hazaña de prender la necia mecha es meter a la mitad de los perros del barrio debajo de la cama con el rabo entre las piernas. Todo un logro encomiable.
Sólo el zagal que explosiona el artefacto se divierte y, si acaso, también algún amigo pavo que acompaña el tonto estallido con la clásica risa simplona que denota falta de casi todo.
¿Puede ser que tengamos que soportar esto día tras día? Pues sí, puede. Vaya que si puede.
Si el mini terrorista ronda los 12, el problema es que en su casa no le han educado ni le han explicado lo que es el respeto y que la libertad de uno termina cuando vulnera flagrantemente la de los demás; y si el susodicho anda por encima de los 16, cuando se supone que empiezas a valerte de tu propio sentido común, entonces es más grave, va camino de ser un bobo manifiesto que amenaza con pasar el resto de sus días importunando e incomodando a sus congéneres y vecinos, véase, nosotros. Un desastre. Una tragedia.

PETAS

Tsunamis de opinión apuntan a el problema de los “petas” (porros) como uno de los más perniciosos y peligrosos para la juventud. Yo entiendo que lo verdaderamente peligroso para la juventud es la raquítica educación cívica y moral que se desliza por su piel, incapaz de perforar un sólo poro de esta para entrar y concienciarlos de alguna manera. Eso sí es peligroso, la ignorancia a bocanadas acompañando al humo del hachís o marihuana. Cuando un joven tiene la cabeza en su sitio y cuatro fundamentos éticos y culturales esparcidos cual simiente por su hidratado cuero cabelludo, los porros y otras sustancias y tentaciones no pasarán de ser una anécdota más de su vida. Porque la vida es así y cada uno se enfrenta a ella con lo que tiene.
¿Los porros un problema? Estos chavales el problema lo van a tener con los porros, con las perras, los puerros y las porras, con todo!
¿Cómo no vas a tener problemas con las cosas cuando te hacen creer que tu mundo está lleno de derechos y vacío de obligaciones? ¿Y cómo ser una persona equilibrada y racional cuando tienes lo que quieres, cuando lo quieres y porque sí?
Claro, como los padres vivieron en un mundo de prohibiciones, tabúes, castigos, restricciones, abusos y traumas, y no quieren eso para su descendencia, ahora los hijos son de porcelana, omnipotentes, libres como jipis, todos buenísimos, santos, listísimos y… que no les falte de nada… y siempre tienen razón…
Pues les falta de todo! …y no tienen razón porque no saben qué es eso.
Están condenados a ser niños para siempre, y ya vemos asomar beligerante el mundo que les espera, falta sólo saber cómo se desenvuelven en él. Y lo veremos.

15M

Hablando de eso, no deja de sorprenderme el revuelo que ha habido con el famoso movimiento 15M, y que nadie se ofenda antes de tiempo, como si la juventud se hubiera despertado y llegara una nueva era. Falsa alarma.
Seguro que en esencia hay intenciones, ideas y conceptos maravillosos en ese movimiento, no lo dudo, y gente maravillosa defendiendo todo eso, seguro. Pero en la práctica ha sido un campamento de verano para jugar a ser alguien y/o para desubicados, cuando en realidad esa lucha reivindicativa se nos plantea cada día, a cada persona, cuando nos levantamos, cuando vamos a la compra, o cuando decidimos no ir, cuando cogemos los folletos publicitarios del abarrotado y exhausto buzón y elegimos subirlos a casa (primer error), cuando elegimos dónde y cómo consumimos o no, cuando reciclamos o no, cuando elegimos cómo nos comportamos con nuestro entorno (la naturaleza), cuando vamos a votar, cuando elegimos si encender la tele en lugar de poner un disco o leer un libro, cuando elegimos portarnos bien con las personas mayores o no, o con los vecinos, cuando respetamos a los demás conduciendo o no, aparcando, en las colas del cine, atracciones, pescaderías…(odio profundamente cierta picaresca que no es más que egoísmo), en los restaurantes, cuando nos hacemos un plan de pensiones para asegurarnos un futuro (hipotecando el presente!), cuando elegimos tener un trabajo supuestamente seguro y bien visto en lugar de uno vocacional… Son cientos, miles los momentos de la vida en los que realmente puedes encauzar el mundo y la sociedad, pero para eso hay que tener un par… bien puestos.
Claro que muchas cosas de las que se reivindicaban el 15M son radicalmente justas, y nadie con sentido común puede poner eso en duda; y claro que hubo muchas personas que pusieron mucha y muy buena voluntad en aquello. Pero también es cierto que ocurrió lo que ocurre siempre con todo, que llegan los parásitos, los despistados, los interesados, los aburridos que no tienen otro pito que rascar, las alimañas…, y ocurre que se manipula y se malea, se maneja, se desvía, se turbia, se ensucia, se contamina… Cualquier celebración masiva social de cualquier cosa es un imán para ciertos personajes a los que detesto, los oportunistas y los jetas.
Supongo que, como en todo cada uno a su manera, hay quien puede pasar siglos intentando arrancar el coche empujando, y justo cuando lo consigue llega un listillo que se sube y se lo lleva.
Eso es lo que pasa con estos conatos de rebelión. ¿Cuántos “quinceemeros” tienen título universitario, coche, ordenador, moto, están bien alimentados, tienen un hogar, una preparación, salud, etc? Muchos o muchísimos. Pues con todo eso, o con lo que tenga cada uno, ahora toca bregar en este mundo estrictamente cuadriculado y encauzado, para cambiarlo, un mundo posiblemente abocado al desastre y a la revolución, aunque tardará todavía unas décadas en ser obvio. Se pisan demasiadas cabezas como para pasar desapercibido, pero parece ser que insuficientes para que realmente saltemos. Y cuando saltemos no será un campamento en una plaza, será otra cosa que no soy capaz de visualizar, pero que será más fuerte y más real.

mi 15M

Mi guerra no tiene tan altas metas ni aspiraciones, veo cruda la utopía de cambio social global, pero llevo todos mis años de conciencia defendiendo esos ideales cada día, a mi manera. Mi mayor problema es que nunca se me ha dado bien asociarme, es probablemente una de mis mayores carencias, y por lo tanto he hecho siempre la guerra por mi cuenta, y así nunca se gana una guerra… ni nada mínimamente grande.
Pero así voy, como El Llanero Solitario, con Virginia tratando de entenderme mientras se esfuerza por confiar ciegamente en mí, mientras a mí me retuerce la dolorosa consciencia del estado de las cosas, o por lo menos mi punto de vista.
Egoístamente, he conseguido vivir mi vida como la quería y, de momento, con eso tengo suficiente.
Ambiciono un poco de conformismo.

GARRAFÓN

Me avergüenza un poco reconocer que asisto, como inquieto y expectante espectador, al ridículo enfrentamiento entre los partidarios de la legalización de las drogas y los convencidos detractores de esa posibilidad.
Mientras observo el partido y como palomitas, veo por el rabillo del ojo cómo la ilegalidad de las drogas sigue bañando en oro a los que se dedican a ese negocio sin impuestos ni auditorías, mientras otros con otro noestilo se forran poniendo suntuoso garrafón en los cubatas de 8 ó 12 euros. Así nos aseguramos de que si alguien no consume drogas cortadas y adulteradas con sabe dios qué, se envenena con alcohol metílico, que es también maravilloso.
Y así alguien, aparte de los narcos y los chulos de puta, saca beneficio del ocio populoso, con la misma ausencia de moralidad y escrúpulos de estos. Maldito garrafón, hijo bastardo de la avaricia de unos y el descuidado paladar de otros.

BURKA

¿Ha funcionado realmente alguna vez en la historia de la humanidad la prohibición de algo que es tan antiguo como nosotros? Porque durante el franquismo el sexo era pecado y aquí estamos todos. Sólo se consiguió que surgiera el denigrante y delatador género cinematográfico de “el destape”, y que las parejas se descubrieran y conocieran tarde, después de haberse casado. Algun@s tuvieron suerte y otr@s…
Y si ponemos el ejemplo de la ley seca estadounidense de los años 20… todo un éxito. Sin duda.
Ahora, entre la legalización de las drogas y la poligamia… me quedo con la legalización, y voy más allá afirmando que sería mejor no obligar a las mujeres a llevar burka, no?
Yo por mi parte le voy a permitir a la mía que enseñe la cara y el pelo sin azotarla en plan salvaje.
Aunque me llaméis loco!
Soy un rebelde!!

CONCLUSIÓN

-¿No es mejor educar que prohibir?
-¿No habrá que educar primero a muchos padres para que sepan educar luego a sus hijos? (y así no nos jodan el estío con sus p… petardos!)
-¿No será que la revolución tiene que iniciarla cada uno en su casa, en su portal, en su barrio, antes de sacar la tienda de campaña a la plaza?
-¿No será que el alcohol no es mucho mejor que la marihuana, pero que todavía no estamos realmente preparados para lo uno ni para lo otro? 
-¿No es mejor ir en moto con casco y en coche con cinturón? ¿Pues por qué no usamos el sentido común del mismo modo para tantas otras cosas?
-Soy partidario de que haya acampadas permanentes donde pueda ir todo el mundo, y se debatan cuestiones sociales, y se discuta cuáles son las variables que más nos convienen y cuáles las que no… pero en el campo y alrededor de una hoguera, como se ha hecho siempre.
-Prefiero un millón de veces los “petas” a los petardos. Por lo menos no molestan a nadie (aunque hay gente a la que todo le molesta).
-El que no sabe beber, comportarse, drogarse, respetar, dar, convivir… tiene un problema que, por desgracia,
nos atañe a todos.

Pd: Nadie debiera engañarse, el espíritu de Woodstock se ha transformado ahora en “Rock in Rio”, el hipermercado del rock, por donde campan a sus anchas y orgullos@s fans de las modas, vistiendo camisetas de KISS y AC/DC sin haber escuchado siquiera uno de sus discos; aquel tan aclamado “amor libre” se ha transformado en “aparcamiento de pago” o “zona azul” (que no “lago azul”), porque para aparcar en la calle (hecha con tu dinero) en la que vives o trabajas tienes que pagar al aparcar para que “alguien” se haga el chalet más grande y sus hijos sean más tontos si cabe, suponiendo que sea proporcional la estupidez al dinero que tienen tus padres.
Ah! y sólo puedes estacionar 2 horas, je je je.. búscate la vida.
Cuánto amor!
Sí, con mucho amor, pero te la van a meter siempre por el culo.

Anuncios

About this entry